EN QUÉ CONSISTE LA OTOPLASTIA

La otoplastia es el tratamiento que se realiza para corregir las alteraciones en la forma, tamaño y posición de las orejas. Es una intervención frecuente en niños de entre 8 y 14 años. También puede realizarse en adultos que deseen corregirlo en fases posteriores.

En la inmensa mayoría de los casos, las deformaciones que llevan al despegamiento de las orejas en grados variables técnicamente son: una abertura cefaloconchal, un defecto de pliegue del antehélix que abre el ángulo escafoconchal y una hipertrofia de la concha. En realidad, estos tres factores de despegamiento son infrecuentes de forma aislada y, en la mayor parte de los casos, se asocian en grados diversos. De este modo, en el 60% de los casos, la hipertrofia de la concha coexiste con un defecto de pliegue del antihélix y de sus ramas. Es decir, que las deformidades en las orejas se producen en varias partes de su estructura, por norma general, y esto debe ser tenido en cuenta a la hora de diseñar su corrección.

En la primera visita el cirujano plástico realizará una evaluación del problema, explorará el aspecto general de las orejas, el tamaño respecto a la cara, la existencia o no de cartílago y posibles deformidades que se asocian con la separación de las orejas, realizando un diagnóstico ajustado del problema. Asimismo el cirujano plástico tendrá en cuanta las expectativas o gustos del paciente, y con todo ello recomendará la técnica más efectiva para solucionar su caso. En los adultos también se valora el lóbulo, que suele crecer con la edad, siendo un signo de envejecimiento.

OTOPLASTIA EN NIÑOS

Recomendamos a los padres observar el comportamiento del niño en relación a sus orejas prominentes, pues no se debe insistir en la cirugía si el niño no la desea. Las orejas suelen crecer y llegar a su tamaño definitivo entre los 4 y 7 años. Aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas, cooperan más durante la intervención y están más contentos con el resultado. No recomendamos llevar a cabo estas intervenciones cuando son solo un deseo de los padres. En cualquier caso, los progenitores deberán explicar al menor, la dimensión del tratamiento y tratar con cuidado el tema estético con el niño.

¿CÓMO SE LLEVA A CABO LA CIRUGÍA EN LA OTOPLASTIA?

Una otoplastia suele durar una hora y se realiza de forma ambulatoria, es decir, sin ingreso hospitalario tanto en niños mayores como en adultos. La anestesia utilizada es anestesia local.

Existe una gran cantidad de técnicas de corrección para las orejas. Hasta el momento existen alrededor de 200 técnicas. Casi todas se basan en dos vertientes: modelado o tubulización del antehelx.

La intervención de modelado otoplástico se realiza mediante una pequeña incisión en la parte posterior de las orejas, modelando el cartílago y realizando las correcciones necesarias para mejorar las alteraciones de forma, tamaño y posición. La cicatriz resultante de la otoplastia queda disimulada detrás de la oreja.

Los resultados pueden apreciarse a los 15 días. Debemos destacar que la cirugía plástica de orejas pretende corregir las alteraciones de forma, tamaño y posición, pero no debe esperarse una simetría exacta, porque quedaría poco natural. Tampoco cabe esperar que queden muy pegadas a la cabeza, porque el objetivo de la cirugía plástica es que el resultado de la intervención resulte natural e inapreciable. El resultado definitivo tras una otoplastia puede verse a los tres meses aproximadamente.

EL POSTOPERATORIO DE LA OTOPLASTIA O CIRUGÍA DE OREJAS

El postoperatorio no suele ser doloroso aunque puede aparecer hinchazón y algún hematoma que desaparecerá en unos días.

Tras el tratamiento de otoplastia se coloca un vendaje alrededor de la cabeza, que se cambia entre las 24 y 48 posteriores. Este vendaje se deberá llevar durante una semana para que las orejas se curen en posición correcta. Una vez retirado el vendaje colocado tras la otoplastia, esto ocurre una semana después del tratamiento, se quitan los puntos y se coloca una cinta elástica durante dos semanas para evitar que durante el sueño se plieguen las orejas hacia delante. Las orejas pueden doler un poco durante las primeras horas, pero se alivia fácilmente con analgésicos. La vuelta completamente normal a la actividad cotidiana se produce en una semana.

IMPLANTES EARFOLD™ PARA LA CORRECCIÓN ESTÉTICA DE OREJAS

Recientemente se ha postulado un nuevo tratamiento para las orejas de soplillo: el EARFOLD™

La técnica de corrección estética de orejas más novedosa consiste en la colocación de implantes. Estos implantes se colocan por debajo de la piel en el tercio superior de la oreja (de una aleación niquel-titanio y recubierta de oro de 24 quilates, que es biocompatible) doblando el cartílago para que la oreja se desvíe hacia atrás y no aparente estar separada.

Aunque se publicita como una técnica en la que no hace falta entrar en un quirófano para hacer el tratamiento, que se puede realizar con anestesia local en un consultorio, consiste en implantar un elemento artificial, ajeno al cuerpo, lo que es considerado un “Implantable Clase III” en nuestra legislación. Es decir, como una prótesis mamaria. Por eso, y aunque hablamos de un tratamiento mínimamente invasivo, debe ser realizado en un entorno estéril por un médico preparado y cualificado. Como la cirugía tradicional para orejas prominentes (otoplastia), el tratamiento se realiza de manera ambulatoria, sin necesidad de anestesia general.

El procedimiento es sencillo: una vez que se aplica anestesia local, se hace una pequeña incisión en el borde de la oreja. El EarFold™, que es un implante que se inserta en un introductor precargado y desechable, se desliza debajo de la piel, liberando así el implante en la posición correcta. Dicha liberación sólo tarda unos segundos. Una vez que el implante ha sido liberado, apresa al cartílago de la oreja plegándolo inmediatamente y tomando la forma previamente determinada, siempre la misma, ya que el implante solo tiene una forma. La incisión se cierra con uno o dos puntos de sutura.

Las ventajas que aporta este nuevo dispositivo son varias. Es una cirugía más sencilla que se puede realizar en pocos minutos. No necesita de un aparatoso vendaje y el paciente puede volver a su vida normal inmediatamente, sin ningún tipo de molestia estética.

Pero hay que tener en cuenta que solo corrige las deformidades del antehelix, y de una forma estándar. Eso es algo a tener en cuenta porque cuando hablamos de orejas de soplillo o ansiformes, que rara vez se presentan como una deformidad aislada del antehelix, asociándose varios defectos, que no se corregirían usando solo el EarFold™.

Recuerde que es muy importante que la decisión para una corrección de rasgos, en este caso, de orejas, debe tomarse tras la información proporcionada por un cirujano plástico. Aunque es muy positivo que el paciente se informe por su propia cuenta antes de animarse a someterse a un tratamiento estético, la decisión final debe ser tomada bajo consejo médico. En nuestra clínica escuchamos al paciente, analizando sus expectativas, y le aconsejamos el tratamiento médico estético más adecuado.

¿Está pensando en corregir una deformidad de orejas? Contacte con nuestra clínica y obtenga un consejo médico avalado por más de 30 años de experiencia en tratamientos de cirugía plástica y estética.


Llámanos
96 424 04 87


Contáctanos
Nombre
E-mail
Teléfono

He leído y acepto la Política de Privacidad











XXX

Tratamientos estéticos

Experiencia en técnicas médico-estéticas con y sin cirugía.

XXX

Cirugía reductora

El mejor consejo médico para lograr la silueta deseada.

XXX

Reparación de signos de la edad

Aplicamos técnicas avanzadas para recuperar rasgos juveniles con total naturalidad.



XXX

Aumento de pecho

Prótesis de la mejor calidad y la confianza de un equipo altamente experimentado.

XXX

Cirugía de zonas íntimas

Recupere la confianza que los ciclos vitales le han hecho perder.

XXX

Corrección de rasgos

La garantía de la experiencia al servicio de cirugías de nariz, orejas o mentón.